La violencia juvenil, es causada por el abandono y la desintegración familiar, con un gran número de
mujeres que se encuentran solas a cargo de la familia.  Dandole mas importancia al rol de las mujeres, ayudandolas
con apoyo familiar y profesional, podemos reducir los casos de melestar y de exclusión social.
El proyecto consiste en la educación y la formación profesional de 1.020 mujeres que se encontraban solas
con a cargo una familia. En concreto se haran 17 cursos al año, que incluyen: módulos de empresa, trasformacion y comercialización
agronomo-alimentar, tecnología de la información y cursos para esteticistas / peluqueras. El apoyo familiar y profesional
viene distribuido tomando en cuenta el nivel de educación de las beneficiarias y las condiciones económicas reales.
Las madres también recibirán las herramientas para proteger y educar a sus hijos correctamente y para
que se favoresca un desarrollo positivo de los niños y una mayor participación de los menores en su integración social.
Articolo Sirama2