La capacitación está dirigida a 1.500 padres de familia para que aprendan a cuidar en modo eficaz de sus hijos y para prevenir el uso de prácticas nocivas. El propósito del curso es adquirir conocimientos sobre la forma de educar a sus hijos en el respeto de los derechos humanos. El curso de formación para los padres quiere tomar acción mediante la creación de una red de protección social de los niños, dentro y fuera de la familia, con el fin de reducir las prácticas violentas contra los niños y adolescentes.
La capacitación incluye:

8 ediciones al año de formación en “Educar sin violencia: los derechos fundamentales de los niños y la afectividad”.

4 números por año del curso “Padres Líderes” para la formación de los padres que, a su vez, tendrán que transferir los conocimientos adquiridos a otros padres.

La creación de un apoyo familiar “Escuchar Familia” para situaciones de riesgo.