Existe en El Salvador una tipo de pobreza que es igualmente  peligrosa coma esa que consiste en la falta de dinero, y es la pobreza educativa.

La pobreza educativa es la privación a niños y jovenes de la posibilidad de aprender, experimentar, desarrollarse y de fomentar con libertad sus propias habilidades, talentos y aspiraciones. Por esta razón el proyecto Niños Protagonistas incluye la educación y la sensibilización de los educadores en las escuelas públicas y privadas sobre la atención de los derechos de los niños, de modo que sean capaces de comprender, prevenir y corregir los casos de violencia en las escuelas y la deserción escolar. Además, el proyecto comprende actividades de educación y sensibilización de los trabajadores sociales de instituciones de “recuperación” para los menores víctimas de la violencia y de formación para los padres, con el fin de hacerlos adquirir habilidades sobre cómo educar a sus hijos en el respeto de los derechos humanos.

Cada profesión es practicada por los hombres y se dirige a otros hombres. El trabajo tiene un impacto más o menos inmediato en la vida humana y por lo tanto lleva, inevitablemente, una implicación ética.

El profesional se comporta éticamente cuando actúa en el interés común, y por esta razón creemos que es esencial que el busque de mejorarse constantemente, en el interés de la persona y de la comunidad. Siguiendo este principio, hemos puesto en marcha cursos y actualizaciones profesionales para los agentes de seguridad, operadores de las asociaciones y organizaciones no gubernamentales locales, responsables políticos y periodistas.

La participación y la sensibilización de las “figuras protagonistas” de la sociedad: los padres, los trabajadores sociales, los educadores en las escuelas, periodistas y diversos profesionales, contribuimos a la erradicación de la aceptación de la violencia en El Salvador mediante la promoción de mejoras concretas en los ámbitos sociales, culturales y profesionales.